Make your own free website on Tripod.com
La Espiritualidad Ignaciana y los laicos
                                           El Magis en San Ignacio

         A.M.G.D. Ad Maiorem Dei Gloriam (A Mayor Gloria de Dios) es el lema de los jesuitas y de los ignacianos-as. Resume bien la espiritualidad ignaciana y el sentido del magis.
       Magis significa más, mejor, mayor, superior, no muchas cosas, sino mucho, profundidad. Quiere decir arrojo, meter mano a lo difícil; no lo ordinario, sino lo extraordinario; no lo bueno, sino lo mejor. Significa sobresalir, señalarse, llamar la atención, originalidad, creatividad. El magis nunca se identifica con la mediocridad. No es cuestión de hacer más cosas, sino de discernir cuidadosamente lo que más conviene para el servicio de Dios. Es hacer las cosas- tal vez menos- pero con más hondura.
     Se ve claro lo que es el magis en el discernimiento ignaciano. Discernir no es escoger entre el bien y el mal (para eso están los mandamientos) sino entre lo bueno y lo mejor. Si recorremos los Ejercicios Espirituales nos encontramos con muchos trazos del magis. Al comenzar, en el Principio y Fundamento, al proponer el fin del hombre, declara que se desee y elija "lo que más conduce para el fin que somos criados (Ej. No. 23). El mismo criterio aparece en la elección, segunda semana(Ej.179).
        Hay una palabra que se repite mucho en los Ejercicios y que va en la dirección
del magis. Es "conocimiento interno". En la Primera Semana, en el tercer ejercicio, nos sugiere que pidamos "interno conocimiento de mis pecados". En toda la Segunda Semana, al contemplar la vida de Cristo, hay que pedir interno conocimiento del Señor que por mi se ha hecho hombre, para que más le ame y le siga". En la Contemplación para alcanzar el amor ,Cuarta Semana, pedimos "conocimiento interno de tanto bien recibido, para que yo, enteramente reconociendo, pueda en todo amar y servir a su divina majestad". Interno conocimiento quiere decir ir más allá: no un conocimiento puramente intelectual, sino uno que llegue al corazón, que sea experiencial, vivencial, incluyendo toda la persona.
      Todos los escritos de San Ignacio-Diario Espiritual, Autobiografía, Ejercicios Espirituales, Constituciones, Cartas- están llenos de esa aura del magis. En la séptima parte de las constituciones, dedicada a los ministerios de la Compañía de Jesús, da estas normas. Se han de escoger obras apóstólicas donde se dé mayor servicio de Dios, donde el bien que se haga sea más universal, se trabaje allí donde mayor sea la necesidad, se escojan ministerios donde se produzca mayor fruto apostólico. Y que siempre todo se haga a Mayor Gloria de Dios.
     Cuando habla de los candidatos que van a entrar a la Compañía de Jesús, dice que no se escojan muchos, que se escojan bien. Que sean pocos, pero que puedan hacer grandes cosas. Corre por ahí el rumor de que todos los jesuitas son inteligentes. No es verdad. San Ignacio se fijaba, más que en la inteligencia, en el deseo de progresar, en la pasión por aprender, en el deseo de aventurarse a grandes cosas, en la convicción que tenía al candidato. Y esa es una nota de la formación  de los jesuítas: aprender a hacer las cosas no porque está mandado, sino porque yo veo lo que debo hacer, porque estoy apasionado por la otra.
      El magis es el que ha hecho de los jesuitas una orden de vanguardia en la Iglesia. Así se lo reconoció y lo formuló admirablemente Pablo VI: "Dondequiera que en la Iglesia, incluso en los campos más difíciles y de primera línea, en los cruces de lasideologías, en las trincheras sociales, ha habido o hay confrontaciones entre las exigencias urgentes del hombre y el mensaje cristiano, allí han estado o están los jesuitas". El magis es para todos los ignacianos porque la espiritualida ignaciana es más amplia que la espiritualidad jesuita.
      Podemos resumir lo que es el magis en esta historia de Anthony de Mello. Un escritor llega al monasterio para escribir un libro acerca del Maestro. La gente dice que usted es un gran maestro. ¿Es verdad? Podríamos decir que sí contesta modestamente. ¿Y que le hace ser un gran maestro? La  habilidad para reconocer, contesta.Reconocer, ¿qué? La mariposa en una oruga, el aguila en un huevo, al santo en un ser humano egoísta.


                     ¿De dónde viene el Magis?

       Es bueno hacer la historia del magis para mejor entender su alcance. Es algo bien original de San Ignacio. Tiene varias fuentes.
      Primero, San Ignacio es un caballero, mejor dicho tenía una mentalidad de caballero. Como saben, la caballería fue una institución de la Edad Media por la vual una persona, un caballero, se comprometía a servir, defender y de ser necesario, dar la vida por su Señor. Para ser armado caballero, se necesitaba se necesitaba hacer una vela de armas- lo que hizo que Ignacio en el Santuario de Monserrat. Al otro día
venía la invstidura de caballero, una ceremonia religiosa, donde se hacía el juramento de defender y servir al Señor. Las virtudes requeridas en el caballero eran sobre todo: la valentía, el arrojo, el buscar grandes aventuras, sobresalir, señalarse. Ignacio
se llamaba el peregrino, un caballero peregrino, que está siempre en busca de lo mejor. Este lenguaje de la caballería se encuentra mejor en los Ejercicios. Ver, por ejemplo, Las Dos Banderas, El Llamamiento de Cristo Rey Eternal y la Contemplación para alcanzar Amor.
      Segundo, cuando Ignacio está convaleciendo en Loyola, pide para leer novelas de caballería. No las había. No olviden que Ignacio había leído las novelas de caballería, sobretodo la más famosa, Amadis de Gaula. Entonces lee la vida de Cristo y de los Santos. Le impresiona tanto la vida de Santo Domingo y San Francisco de Asís , que decide imitarlos pero yendo más lejos que ellos en las penitencias. Le fascina tanto la persona de Cristo que le viene el deseo de ir a Tierra Santa sin un centavo en el bolsillo. Poco a poco va a ir descubriendo, por el discernimiento, que Dios le quiere Santo de otra forma. El magis va adquiriendo la forma de servicio, en compañía de otros, siendo jefes de ellos.
     Tercero, cuenta también la historia de su familia. Sus antepasados habían sido grandes héroes, caballeros, defendiendo a los reyes. En 1231 se dió la Batalla de Beotíbar, entre guipuzcoanos y navarros apoyados por Francia. Cuenta la historia, un poco exagerada como todas las historias, que el ejército navarro se componía de 70,000 soldados y el guipuzcoano de 800. A pesar de esa diferencias ganaron los guipuzcoanos En esa batalla se distinguieron los parientes de Ignacio entre ellos su tatarabuelo. Para premiar la hazaña de Beotíbar el rey Alfonso XI de Castilla y León concedió a los Loyola una condecoración al fundar, diez añps después la Orden Militar de la Banda. El escudo es un león con siete bandas alrededor. Para ser miembro de esa orden uno tenía que sobresalir en más y mejores hazañas, acometer grandes riesgos, valer más, buscar siempre lo mejor.
      Cuarto, su experiencia de Ejercicios. Los Ejercicios comenzaron a gestarse en Loyola, pero se consolidan en Manresa. Dos fueron los puntos que más sobresalieron en su experiencia. En la meditación de los pecados, San Ignacio muestra un profundo agradecimiento por haber sido perdonado. Es consciente de la gravedad de sus pecados y por otra parte experimenta el perdón y así la infinita misericordia de Dios. Esto le lleva a ponerse delante de Cristo crucificado y preguntarse "¿qué debo hacer por Cristo?(Ej. No. 53) Ignacio transforma el agradecimiento en generosidad. El agradecimiento no pone límites a la generosidad.
     El otro punto, el más importante, es la fascinación que le produce la persona de Jesús. Ese Cristo no es sólo alguien que ha perdonado a Ignacio, que ha muerto en la cruz por él, sino alguien que tiene una misión, tal como la expone en la meditación del Rey Temporal, que es previa a las contemplaciones de la vida de Cristo.
Cristo tiene una misión grandiosa que realizar: ""conquistar todo el mundo y también los enemigos"(Ej.No.95).
Ante esa misión Ignacio pide la gracia de"" no ser sordo a su llamamiento"(Ej.No.97)
   Resumen: el magis salió de su experiencia. No de un libro o un maestro. Por eso es maestro.