Make your own free website on Tripod.com
DICERNIMIENTO ESPIRITUAL:
   
 
        No hay duda que el discenimiento espiritual es la
  nota fundamental de la espiritualidad ignaciana. Esa
  ha sido la gran contribución de San Ignacio a la Igle-
  sia. Queremos presentar cómo fue que surgió este
  tema en la vida de San Ignacio. Así fue la cosa.

        La historia de Ignacio de Loyola es bien conocida: era un valiente soldado
  que resultó herido en una batalla y, estando convaleciente en su casa solariega,
  pidió, para entretenerse, que le llevaran libros de caballería.  Pero no había nin-
  guno en la casay, en su lugar le dieron ciertos libros de literatura piadosa, cuya
  lectura y reflexión le inspiraron a entregarse plenamente al servicio de Dios .

       Todo esto aparece en la Autobiografía, la cual, sin embargo, también contie-
  ne lo que podríamos llamar el relato interior, el movimiento interno de su conver-
  rión,que, por lo que podemos ver, no siguió la consabida trayectoria cuyo ejem-
  plo notable es el de S. Pablo.  Consiste en una súbita comprensión de la rele-
  vancia que para uno mismo tiene una verdad de la fe, lo cual le conduce a un
  completo cambio de vida. Ignacio, efectivamente, reflexionó sobre las enseñan-
  zas de Cristo y el ejemplo de los santos e hizo una serie de buenos propósitos;
  también pasó largas horas soñando despierto con románticas aventuras y aca-
  riciando proyectos de futuras proezas.  Pero nada de esto fue fundamental-
  mente decisivo, aunque sí tuvo su influencia.

        Lo verdaderamente determinante, que acabaría dando lugar a una absoluta
  transformación, fue su progresiva concienciación de que algo estaba aconte -
  ciendo a un nivel más profundo que el de los pensamientos o  el de las sensa-
  ciones, en una zona de su ser cuya misma existencia constituyó para él una re-
  velación sorprendente y donde él era más auténticamente él mismo y más in-
  timamente cercano a Dios.

        Todo  sucedió del siguiente modo: Ignacio empezó a caer en la cuenta de
  que, aunque obtenía gran placer y deleite tanto de sus consideraciones piado-
  sas como de sus ensoñaciones sentimentales, sin embargo, en el fondo, las
  primeras le ocasionaban una sensación de paz y contento que no le proporcio-
  naban las segundas. Y así vino a reconocer que las primeras eran divinas(es
  decir, que llevaban a Dios y probablemente provenían de Dios) y las segundas
  no lo eran.  Esto es el discernimiento.

        Una nota marginal añadida al texto de la Autobiografía nos dice que "este
  fue el primer discurso que hizo en las cosas de Dios; y después, cuando hizo
  los ejerecicios, de aquí comenzó a tomar lumbre para lo de la diversidad de
  espíritus. La experiencia religiosa de Ignacio  tuvo, desde un comienzo, dos
  acusadas características: por una parte, la conciencia de un acontecimiento,
  más que de una idea; la conciencia de un Dios activo que, más que decir algo,
  hacía algo. Por otra parte, todo ello ocurría a un profundo nivel de su personali-
  dad que llegó a constituir, por así decirlo, la base desde la que responder a
  Diosy desde donde poder juzgar el valor de sus propias reacciones ante la rea-
  lidad. 

        No puede uno menos que recordar el texto de la Escritura: "La palabra de
  Dios es viva y enérgica, más cortante que espada de dos filos; penetra hasta
  las fronteras entre el alma y el espíritu, hasta las junturas y las médulas; y escru-
  ta los más secretos sentimientos y pensamientos ( Hebr. 4,12) Fue esta fina
  espada de dos filos la que Ignacio pudo ver cómo se abría paso a través de su
  propio ser, hasta llegar al centro mismo, donde descubrió el verdadero Ignacio.

        Y a medida que esta experiencia fue adquiriendo intensidad, gracias a la
  positiva actitud de Ignacio, la espada fue separando todas las falsas capas, las
  meras apariencias que habían encubierto y ahogado su verdadero yo. Las fan-
  tasías que excitabn y fascinaban a su mente y a sus sentimientos se manifesta-
  ron tal como eran en realida y se desvanecieron como verdaderos fantasmas.
  "Le parecía habérsele quitado del anima todas las especies que antes tenía en
   pintadas".